PREFACIO

Un «dispute board» es un órgano permanente que típicamente se establece con la firma o el inicio de la ejecución de un contrato a mediano o largo plazo, para ayudar a las partes a evitar o resolver cualquier desacuerdo o desavenencia que pudiera surgir durante la aplicación del contrato. Habitualmente utilizados en los proyectos de construcción, también se emplean en otros campos como la investigación y el desarrollo, la propiedad intelectual y los acuerdos de reparto de la producción y de accionistas. El Reglamento de la CCI relativo a los Dispute Boards consiste en una completa serie de disposiciones para la constitución y el funcionamiento de los dispute boards. Estas abarcan asuntos como el nombramiento del o de los miembros del dispute board, los servicios ofrecidos por dichos miembros y su remuneración. Desde su introducción en el año 2004, el Reglamento ha sido ampliamente utilizado en todo el mundo. Diez años más tarde se realizó una revisión para adaptarlo a la práctica y a las necesidades de hoy en día. El presente folleto refleja el resultado de esta revisión, el Reglamento de 2015.

Una de las principales novedades del Reglamento de 2015 es la descripción detallada de las tres funciones básicas de los dispute boards, con el fin de destacar la importancia de los enfoques tanto informales como formales de las desavenencias. Ahora el Reglamento establece explícitamente que, al percibir un desacuerdo potencial, el dispute board puede (1) alentar a las partes a solucionarlo por sí mismos. Si ello no es posible o si el desacuerdo está muy arraigado, el dispute board puede (2) intervenir prestando una asistencia informal para ayudar a las partes a resolver el asunto mediante un acuerdo o (3) determinar una desavenencia a través de una recomendación emitida o una decisión dictada tras un procedimiento de sumisión formal. Todas estas funciones tienen el mismo valor para contribuir a reducir el riesgo y el costo de la interrupción del contrato entre las partes.

El Reglamento de 2015 sigue ofreciendo a las partes la posibilidad de escoger entre las tres diferentes clases de dispute board, cada una de las cuales se distingue por el tipo de conclusión que emite tras la sumisión formal. Los «Dispute Adjudication Boards» (DAB) dictan decisiones, que deben acatarse de forma inmediata. Los «Dispute Review Boards» (DRB), por su parte, emiten recomendaciones que no son vinculantes de inmediato para las partes, pero que pueden serlo si ninguna de las partes se opone a ellas en un plazo de 30 días. Los «Combined Dispute Boards» (CDB) brindan una solución intermedia inmediata entre el DRB y el DAB: normalmente emiten recomendaciones, aunque también pueden dictar decisiones si una parte lo solicita y las demás partes no se oponen, o si el dispute board así lo decide basándose en los criterios establecidos en el Reglamento. El Reglamento de 2015 refuerza la obligación de acatar las recomendaciones y las decisiones, cuando se requiera, desautorizando las objeciones sobre el fondo como defensa en caso de incumplimiento y utilizando de manera explícita los términos «final» y «vinculante».

En 2018, la Federación Internacional de Ingenieros Consultores (FIDIC) ha designado a la CCI como el organismo de resolución de controversias encargado de decidir sobre recusaciones presentadas contra uno o varios Miembros de sus Dispute Adjudication/Avoidance Boards (DAAB). El nuevo procedimiento de recusación conforme a la Regla 11 del Reglamento de Procedimiento FIDIC DAAB de 2017 se recoge en el Apéndice III del Reglamento de la CCI relativo los Dispute Boards. Esta colaboración es el resultado de los esfuerzos en común de la CCI y la FIDIC a lo largo de los años. También es un reconocimiento a los amplios conocimientos de la CCI sobre los sectores de la construcción y la ingeniería, así como, su experiencia en la administración de procedimientos de recusación.

El Reglamento de la CCI relativo a los Dispute Boards puede aplicarse sin recurrir a la CCI. Sin embargo, la CCI ofrece diversos servicios administrativos para facilitar su aplicación como el nombramiento de los miembros del dispute board, la adopción de decisiones en las recusaciones contra ellos, la determinación de sus honorarios y el examen de las decisiones del dispute board. Estos servicios los proporciona exclusivamente el Centro Internacional de ADR de la CCI en las condiciones estipuladas en el Reglamento.

Se recomienda a las partes que deseen usar el Reglamento de la CCI relativo a los Dispute Boards que incluyan una cláusula adecuada en su contrato. Con este propósito, al principio de este folleto se incluyen tres cláusulas modelo, una para cada tipo de dispute board. También se facilita un modelo de contrato de miembro del dispute board, que cubre asuntos como el compromiso y la remuneración del miembro del dispute board y la duración del contrato. Todos estos documentos y sus respectivas traducciones pueden descargarse en la página web de la CCI.