Vigente a partir del 1° de febrero de 2015

Preámbulo

El Reglamento de la CCI sobre la Administración de Procedimientos de Peritaje (el «Reglamento») está administrado por el Centro Internacional de ADR de la CCI (el «Centro»), que es un órgano administrativo independiente dentro de la Cámara de Comercio Internacional («CCI»). Para cumplir su tarea de administrar el Reglamento, el Centro cuenta con la asistencia de un Comité Permanente, cuyos estatutos se exponen en el Apéndice I.

En caso de controversia o desacuerdo, las partes pueden desear recurrir a un perito que emita sus conclusiones sobre asuntos determinados a través de un procedimiento de peritaje administrado por la CCI. Tales asuntos pueden versar sobre áreas especializadas como la contabilidad, las finanzas, la ingeniería, la tecnología de la información, la construcción, la energía y el derecho. El perito puede ser una persona física o una persona jurídica, como una sociedad.

Salvo acuerdo contrario entre las partes, las conclusiones del perito no serán vinculantes y las partes podrán utilizarlas como base para las negociaciones con el fin de alcanzar un acuerdo que resuelva la controversia o el desacuerdo. Sin embargo, las partes podrán acordar, conforme al derecho aplicable, que las conclusiones del perito sean objeto de un dictamen pericial contractualmente vinculante. En todo caso, un perito nombrado con arreglo al Reglamento no es un árbitro, y sus conclusiones no son ejecutables como un laudo arbitral. Salvo acuerdo en contrario de las partes, el informe del perito podrá ser presentado en cualquier procedimiento judicial o arbitral en el que fueran parte las mismas.

El Centro administrará el procedimiento de peritaje de conformidad con el Reglamento cuando las partes hayan acordado someter la controversia al Reglamento o cuando el Centro considere que existen otras razones suficientes para administrar el procedimiento de peritaje con arreglo al Reglamento. En la administración de un procedimiento, el Centro nombrará al perito en ausencia de una designación conjunta por las partes, se encargará de la coordinación entre las partes y el perito, iniciará los trámites adecuados para facilitar una finalización rápida del procedimiento de peritaje, supervisará los aspectos financieros del procedimiento y examinará el informe del perito.